ESP
Cerrar Sesión 
Un acontecimiento significativo
- Por: Juan Francisco Rubio, Sdb
23/12/2009 - 1192 Visitas


Destellos del 150 aniversario

En la tarde del 18 de diciembre de 2009, la comunidad parroquial de San Juan Bosco vivió una extraordinaria experiencia de Familia Salesiana: la celebración del Sacramento de la Confirmación de siete jóvenes y una catequista, y el 150 aniversario de la Fundación de la Congregación Salesiana protagonizada por Don Bosco y un grupo de 16 valerosos jóvenes y un adulto, que decidieron quedarse para siempre con Don Bosco.
Ambos acontecimientos vividos con un profundo sentido eclesial significado por la presencia del Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo López. Con un marcado estilo salesiano significado por la renovación de la consagración religiosa de los cinco actuales componentes de la comunidad salesiana de Jaén. Y dentro de la celebración de la Eucaristía, como acción de gracias a Dios por los detalles de cariño de la congregación salesiana y con la comunidad parroquial de Jaén.
La tarde-noche, aunque pasada por agua y con un viento impetuoso, puso sentido al acontecimiento litúrgico que se vivó en la pequeña Iglesia de San Juan Bosco. Como en un nuevo Pentecostés el Espíritu se donó abundantemente en aquellos jóvenes confirmados y en aquella comprometida comunidad salesiana de hijos de San Juan Bosco. También el humo del incienso puso de manifiesto que se trataba de una efusión del Espíritu de Jesús Resucitado.
Lo que más llamó la atención: el cariño y la cercanía del Sr. Obispo, Don Ramón del Hoyo que deseaba hacerse presente en la celebración. La convicción de los cinco miembros de la comunidad al renovar su consagración religiosa para la causa de los jóvenes más desfavorecidos y en peligro. El compromiso de las jóvenes confirmandas que querían participar con más protagonismo en la vida de la comunidad parroquial. La participación y el alto nivel de sentimientos expresados por toda la comunidad parroquial hizo vivir la celebración como si ya se estuviese en el paraíso.
El acto pasado por agua, por las inclemencias del tiempo exterior, se completó con una convivencia familiar en el salón parroquial. Allí, obispo, curas, padres, jóvenes y niños, vibrando unidos. Compartiendo la comida, brindando por los jóvenes confirmados y la comunidad salesiana y cantando villancicos ante la cercanía de la Navidad.
Aquella efeméride del 18 de diciembre de 1859 se estaba celebrando 150 años después con el mismo entusiasmo juvenil. Don Bosco sigue muy vivo en Jaén.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad