ESP
Cerrar Sesión 
Banderín - Escudo
Visitas 2
- Por: Manuel López Expósito
Agrupación Musical María Auxiliadora

 

Es escudo de la Agrupación Musical Maria Auxiliadora esta formada por dos óvalos: 

                El de la siniestra representa el escudo de la Congregación Salesiana. La congregación de San Francisco de Sales, fundada por Don Bosco, tiene en su escudo la espiritualidad o carisma, que indica la identidad y misión, los medios y métodos elegidos por el Fundador y sancionados por la Iglesia. Únicamente como signo que recuerde y ayude a poner por obra la propia característica se justifica un escudo heráldico, que, por tanto, no pretende ser blasón ni opción de clase, sino enseña de servicio, al que se dedican cuantos se reconocen en el.

El escudo salesiano desempeña dicha función emblemática. Don Bosco no tuvo presente la heráldica, sino el mensaje que ofrecía a sus hijos y, amigos, para recordarles su identidad. En el escudo, pues, aparece el bosquejo de Don Bosco, que lo sugirió, definió y subrayo con un lema, de modo que del conjunto se transparentara un programa.

El escudo aparece surcado verticalmente por una gran ancla, con el busto de san Francisco de Sales a la derecha y un corazón en llamas a la izquierda. Abajo figura un bosque sobre el fondo de los Alpes, vistos desde los collados de Monferrato. Lo orlan dos ramos, uno de palmera y otro de laurel, entrelazados sus tallos. Una guirnalda de rosas corona la cima del escudo, rematada por una Cruz latina trifoliada y radiante. Una estrella de seis puntas y en forma de cometa por encima del corazón completa el tríptico simbólico de las virtudes teologales.

Los símbolos son evidentes. La estrella representa la fe; el ancla, la esperanza; el corazón, la caridad. La figura de San Francisco de Sales muestra al patrono de la Sociedad: se inspira en una pintura histórica, a la que se añade papel y pluma, como para indicar, verosímilmente, la actividad periodística del Santo y la actualidad que en el reconocía Don Bosco, autor de libros y fundador de tipografías, editoriales, revistas, librerías, etcétera.

El bosque alude al apellido del Fundador (Bosco, en italiano bosque). Las montañas significan las cumbres de la perfección a que deben tender los socios. El laurel y la palma son emblemas del premio que espera a una vida de virtud y sacrificio: el laurel es símbolo de sabiduría; la palma, de martirio. Las rosas parecen recordar el famoso sueño en que Don Bosco se vio a si mismo y a los suyos caminando con alegría en un mirador de flores, pero lacerados por espinas que ensangrentaban todo su cuerpo.

El lema que aparece en el escudo salesiano es  Da mihi animas, cetera tolle, (Dame almas y quédate con lo demás) que venia empleando desde los años del oratorio itinerante...

El escudo salesiano es un compendio de estímulos esenciales para caracterizar a todo verdadero hijo de Don Bosco. Podría parecer que falta la imprescindible presencia de Maria Auxiliadora, de la que -decía el Fundador procede todo lo salesiano. Pero el mismo y sus primeros seguidores incluyeron siempre en los emblemas del ancla, de la estrella y del corazón la referencia a Jesús y a su Madre; es otro aspecto de la densidad significativa que hay en el escudo.

                El otro óvalo, el de la diestra, representa la Pasión, Muerte y lo que es más importante: la Resurrección de Cristo. La cruz está vacía, ha resucitado y está en medio de nosotros.

                Los dos óvalos están coronados por tres Azucenas que representan a nuestra madre: María.

               

                En la Cimera del banderín el Ave Maria.

 

                Debajo de los dos óvalos la jaculatoria de Don Bosco: María Auxilium Christianorum, ora pro nobis. María Auxiliadora de los Cristianos, ruega por nosotros.

                 El Banderín fue confecionado por el bordador jienense Don Javier García y fue presentado en el II Certamen de Marchas Clásicas Día de la Inmaculada, el 8 de diciembre de 2004.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad